Semillas Elosegui

El proyecto Exposición por cese, impulsado por Eva Villar, propone una serie de intervenciones artísticas y expositivas en pequeños comercios de nuestras ciudades que van a cerrar sus puertas o que han apagado ya sus luces. Tomando la memoria como hilo conductor y reivindicando estos espacios singulares e insustituibles, Villar propone acercar el trabajo artístico a la calle, sacándolo de los cánones expositivos, para interpelar directamente a la ciudadanía.

Exposición por cese rinde homenaje a estas tiendas “tradicionales”, ligadas a la historia y la cultura local, y es también una acción de denuncia sobre la sociedad del consumo, el individualismo y las formas actuales de vivir. Con el objetivo de abrir un espacio de reflexión crítica, en cada intervención se muestra una selección de obras de artistas comprometidos con su trabajo, que ponen en valor la capacidad del arte contemporáneo para interrogar y afectar nuestra conciencia.
Semillas Elosegui, la “tienda de la remolacha”, cerró sus puertas el 31 de diciembre, tras más de 100 años de actividad conformando el paisaje cotidiano de la parte vieja.

En esta Exposición por cese, homenaje a este comercio centenario, presentamos el trabajo de Jon Cazenave, de María Cueto y de Jaime de los Ríos, tres artistas que de formas diferentes dialogan con la naturaleza y con la memoria, imaginando formas de vincularnos al entorno más atentas y respetuosas. Las semillas, pequeños recipientes de conocimientos ancestrales, cápsulas de memoria biocultural seleccionada con mimo por agricultores y baserritarras, operan en esta ocasión como metáfora que liga los contenidos de la propuesta expositiva. El arte, como las semillas, también contiene la potencia creativa para generar nuevas formas de vida y procesos de transformación social.

Performance Myriam Perez Cazabon y Leire Otamendi.

Prensa:
Teleberri, Semillas Elosegui 12.12.2019  LINK
Diario Vasco, Arte para la tienda de la remolacha  LINK
Noticias de Gipuzkoa, Un baile para despedir a Semillas Elosegui  PDF

The Exhibition for Closure project, promoted by Eva Villar, combines a series of artistic and exhibition events in small shops in our cities, shops which are going to close or have already turned their lights out. Taking memory as our common thread and reclaiming these unique, irreplaceable spaces, Villar wants to take artistic work to the street, taking it out of the norms for exhibitions, and challenging people directly.

Exhibition for Closure pays homage to these traditional shops, with their links to local history and culture. In order to open a space for critical reflection, each event will show a selection of works by committed artists, valuing the ability of contemporary art to interrogate and affect our awareness.
Semillas Elosegui, the «beetroot shop», closed its doors on December 31st, 2019 after more than 100 years; it had become part of the daily landscape in the old part of town.

In this exhibition we present the work of Jon Cazenave, María Cueto, and Jaime de Los Ríos, three artists who in their different ways converse with nature and memory, imagining ways to link us to the most attentive, respectful surroundings. Seeds, small containers of ancestral knowledge, capsules of bio-cultural memory selected with care by farmers, work on this occasion as a metaphor that links the contents of the exhibition. Art, like seeds, seeks the right place to germinate and grow again. It also has the creative power to generate new forms of life and processes of social transformation.

Performance by Myriam Perez Cazabon and Leire Otamendi.

Ur aitz (2016-2017)_Jon Cazenave.

Jon Cazenave (Donostia, 1978) trabaja diversos lenguajes fotográficos y lleva varios años experimentando con la cianotipia, una de las primeras técnicas de impresión fotográfica que se realiza sin la mediación de una cámara. El papel se impregna en una solución química cuyos elementos ferrosos se tornan azules en contacto con los rayos ultravioletas. La colocación de objetos o sustancias sobre el papel mientras dura la exposición a la luz solar produce una serie de huellas, de marcas e imágenes que quedarán fijadas en el papel -reveladas- con un simple baño de agua.

En 2016, Cazenave participó en el proyecto European Eyes on Japan y allí se familiarizó con todo tipo de papeles vegetales, como el washi de fibra de kozo que utiliza en esta instalación. En Japón comenzó también su trabajo con la cianotipia, a partir del cual estableció un diálogo creativo, íntimo y meditativo, con la luz, el agua y el movimiento de las olas del mar. Colocando el papel en la orilla de la playa, Cazenave deja que sea el vaivén de las olas y la arena el que vaya creando una imagen, un sedimento, en contacto con la luz. Su interés por lo simbólico, por la tierra y los elementos ancestrales, se traduce en este trabajo en un dejar que sea la propia naturaleza la creadora de formas y texturas, inscripciones que son un registro de su fuerza, de su devenir anárquico y azaroso.

Así como las semillas activan su germinación en contacto con el agua y el calor, para después exponer sus brotes a la luz solar, en Ur Aitz es también la conjunción del agua de mar y la luz solar la que crea imágenes abstractas y orgánicas, que guardan también, como las plantas, la memoria del movimiento elemental de la materia.

Para más información visitar: joncazenave.com

Constelación 2009_ MARÍA CUETO.

María Cueto (Avilés, 1960) es Licenciada en Diseño Gráfico y se ha formado en diversas técnicas de forma autodidacta, en lugares como Arteleku y colaborando en distintos talleres
con artistas del ámbito textil. Esta obra forma parte de su último trabajo: Constelaciones vegetales, una serie de esculturas hechas con semillas, pétalos y componentes vegetales, tejidas y suspendidas en el aire mediante hilos invisibles.

María Cueto ha creado estas constelaciones móviles, ligeras y sensibles, agrupando elementos vegetales dispersos y tejiéndolos buscando un orden geométrico, ordenado y armónico, cuya trama invisible es un acercamiento al alma de la naturaleza. Contraponiendo formas geométricas y elementos vegetales, Cueto explora el espacio y la apariencia caótica del mundo orgánico de una forma delicada y precisa. Las semillas, estas partículas vegetales, juegan aquí el papel de las estrellas en el universo, vinculadas mediante trazos imaginarios, que componen una imagen textual que trata de descifrar el orden natural.

Estas constelaciones, que remiten también a las formas del mundo celular y a la interconexión de todos los elementos de la naturaleza, permiten que el aire las atraviese y las desordene, provocando vibraciones, colisiones y danzas, que modifican su forma y su volumen, para después volver a su posición original. Cueto parece reproducir así el movimiento de un organismo vivo, indagando en la composición del tiempo y de la vida, del orden y el desorden que produce la entropía.

Para más información visitar: mariacueto.com

A sourceful of a memories_ Jaime de los Ríos.

Aquí de los Ríos construye un relato íntimo sobre la memoria y las poéticas del recuerdo utilizando una técnica personal de virtualización de escenarios, objetos y elementos cotidianos. Este procedimiento, opuesto al video mapping, proyecta una capa digital sobre los objetos y consigue así, mediante la luz, transportarnos a otros lugares y tiempos, evocando el pasado a través de fragmentos del infinito.

Esta obra se emplaza como una metáfora de la colonización del ámbito digital sobre los elementos materiales y tradicionales. Los comercios de barrio están repletos de objetos tangibles, que se pueden ver, tocar, probar y descubrir, pero cada vez más el comercio virtual nos hace olvidar el espacio y los tiempos en los que acontece el intercambio, acotando la experiencia del consumo. Al contrastar lo real de los objetos en Semillas Elosegui con elementos virtuales A sourceful of memories plantea una reflexión sobre los modos en que la virtualidad y los algoritmos que la rigen transforman nuestra experiencia de la realidad, y por lo tanto también, la conformación de los recuerdos.

Para más información visitar: arteklab.org

Las grandes marcas y cadenas comerciales están acabando con el comercio local, arrasando con el pasado y el conocimiento compartido. Así operan también las grandes industrias agroalimentarias, que crean semillas estandarizadas, modificadas genéticamente, que no son capaces de reproducirse y obligan a quien las cultiva a comprarlas de nuevo cada año. Estas semillas estériles que ya no participan del ciclo elemental de la vida y la transmisión de la memoria, se convierten en un mero producto para comercializar en el mercado global, despojadas de sus vínculos relacionales con el ecosistema. Pensamos que la acción artística es una forma de resistir ante estos procesos de extinción de la vida, y que espacios cargados de memoria como Semillas Elosegui, nos invitan a cultivar la imaginación y a rescatar historias olvidadas que nos permitan construir formas de vivir que no estén basadas en la rapidez del consumo y la inmediatez del olvido.

Las obras que aquí se presentan son una invitación a la reflexión sobre el tiempo, la memoria y las formas de la naturaleza desde una sensibilidad artística y creativa y no desde la lógica del dominio para el consumo y la explotación. Los trabajos de Cazenave, Cueto y de los Ríos tratan de mostrar relaciones y descifrar códigos que nos recuerden los ritmos de la vida y nos inspiren en la creación y transmisión de la memoria que somos y habitamos. El arte, como las semillas, busca ese lugar apropiado en el que germinar y crecer de nuevo, inventando y recreando poéticas del recuerdo y constelaciones relacionales.

Big brands and chains are killing local shops, sweeping away the past, and shared knowledge. That is how the large-scale food companies work, creating standardized, genetically modified seeds that cannot be reproduced, forcing farmers who use them to buy them again every year. These sterile seeds which no longer part of the basic cycle of life and memory transmission become a mere product to market on the global market, stripped of any relational link with the ecosystem.
We believe artistic action is a way of standing up to those life-extinguishing processes, and that spaces full of memory, such as Elosegui Seeds, invite us to cultivate our imagination and rescue forgotten stories that allow us to build ways of life that are not based on the speed of consumption and the immediacy of oblivion.

The works presented here are an invitation to reflect on time, memory, and the forms of nature with artistic, creative sensibility and not from the point of view of the dominance of consumption and exploitation. The works of Cazenave, Cueto, and de Los Ríos seek to show relationships and decipher codes that remind us of the rhythms of life, inspiring us to create and transmit the memory of what we are and where we live.